Innovación y emprendimiento en las instituciones educativas

Loading
loading..

Innovación y emprendimiento en las instituciones educativas

noviembre 30, 2015
Erasmo Arellano

Claves en el éxito empresarial educacional

Es mejor equivocarse que permanecer estáticos…

Lo imperativo para cualquier institución educacional es innovar, adecuándose a los rápidos cambios que le exige el mercado donde está inserta. En un mundo globalizado como el de hoy una empresa educacional moderna debe estar enfocada en la competitividad y en la agilidad para adaptarse a los constantes cambios del mercado. Ser capaces de reaccionar y tomar decisiones con rapidez, es fundamental para proyectarse en el mercado.

El éxito es resultado de una buena planificación estratégica, de tomar decisiones oportunas e implementarlas para así crear valor en el mercado objetivo. Sus estrategias necesitan ser flexibles y adaptarse a los cambios, ser innovadoras en tecnología, mercados y segmentos para ser siempre competitivas. La innovación es un concepto importante a considerar que consiste en la capacidad de una institución para crear y mantener vigente su propuesta de valor, interpretando adecuada y oportunamente las necesidades de su mercado actual y potencial. Deben estar en constante evaluación del entorno para adoptar nuevas estrategias, ser diferentes a la competencia y entregar una propuesta de valor única.

Esta capacidad de gestión estratégica es la base de la diferenciación y el crecimiento, en un mercado regido por el cambio constante.

Para que una institución educacional sobreviva en un escenario globalizado, interconectado, hipercompetitivo y de mercados abiertos debe conseguir que sus productos y servicios académicos sean percibidos como diferentes, mejores y más convenientes que los de sus competidores. Sostener una posición competitiva en el largo plazo no es fácil. Para mantenerse en una posición de liderazgo competitivo es necesario tener una oferta claramente diferenciada y que los productos educacionales que ofrece sean percibidos como superiores. Esta capacidad de innovar constantemente permite desarrollar nuevas propuestas para alcanzar o mantener posiciones competitivas en el mercado.

El joven y sus padres deben ser el centro de esta preocupación estratégica. Una institución educacional innovadora interpreta creativamente su realidad, ya que la combinación de análisis e interpretación posibilitará el desarrollo de nuevas propuestas de valor que serán desarrolladas en la estrategia global.

Una organización académica emprendedora innova, no sólo a través de sus productos educacionales, sino también con cualquier acción estratégica que mejore y dé vigencia a la propuesta de valor. En este mercado los conceptos de conocimiento, innovación y competencia están estrechamente relacionados.

Por una parte, una gestión innovadora requiere escuchar, con anticipación, las necesidades del mercado objetivo y, por otra parte, al interior de la institución se requiere de la capacidad para formar equipos, la disposición a tomar riesgos y la fuerza necesaria para enfrentar las dificultades que aparecen cuando se recorren nuevos caminos. En la innovación se intenta mejorar la propuesta de valor de la organización académica.

Se sabe que los directivos de un plantel educacional son trabajadores, ordenados, responsables y con una buena formación, pero se destaca también una parte negativa, la mayoría tienen una actitud insegura y un miedo terrible a equivocarse, no se atreven con la innovación y a tomar riesgos que pudieren afectar su trabajo lo que impide un desarrollo creativo eficiente. Es importante destacar que la falta de creatividad y emprendimiento sólo lograrán que las instituciones se estanquen e impidan que sigan creciendo en el futuro.

Es muy importante crear un pensamiento disruptívo, es decir, encontrar el punto de quiebre en la categoría o servicio en el que participa y enfrentar a otros competidores: romper esquemas, cambiar la dirección de las cosas, crear ofertas fuera de lo común. Logrando los caminos necesarios para ser una organización ÚNICA. La mayoría de los usuarios eligen marcas educacionales por sus sentimientos: lo hace con instituciones en las que confía, en organizaciones académicas que respeta, las que le gustan, las que ofrecen productos y servicios que ellos necesiten. A eso debe apuntar una estrategia innovadora, a crear esas condiciones diferenciales ante el usuario.

Una estrategia innovadora y emprendedora se desarrolla apuntando directamente al lugar que la institución pretende ocupar en el mercado. Intentar decir ser el mejor, como argumentan muchos, no sirve, porque la competencia también apunta a lo mismo. Tampoco es una aspiración. La organización debe intentar lograr los caminos para ser única, construir una posición única que asegure una ventaja competitiva.

Por ejemplo: Google es única, después vienen los imitadores y la competencia, pero ya no es lo mismo. Generalmente, una mala definición del negocio de la institución académica puede llevar a una mala estrategia. La verdadera misión de la estrategia es concretar una propuesta única de valor y alternativas claras en una cadena de actividades continuas donde se fortalecen unas con otras, siempre en relación a los sentimientos del nicho de mercado apropiado.

Las estrategias acertadas se implementan liderando eficientemente a su equipo, tiene confianza, convicción, capacidad de comunicación y no se tiene miedo de tomar decisiones para seguir el rumbo trazado y con ese equipo profesional que lo acompaña compartir la disciplina, la autogestión, el compromiso y el trabajo en conjunto. El objetivo emprendedor es tomar estrategias opuestas, optando por lo que no optará el resto de la industria, porque siempre en el riesgo es posible encontrar un mayor retorno. Experimentar, mirar la innovación y valorar la creatividad es el camino. No existe otro.

Tres aspectos que son importantes cuando se quiere ser innovador y emprendedor:

a) La competencia: no intentar ser los mejores en lo que se hace, sino buscar en ser los únicos que hacen lo que hacemos. Ser diferentes es la única opción.
b) Reducir al máximo las brechas de expectativas entre lo que espera el usuario y la oferta académica de la institución.
c) Tener una nueva forma de repensar el negocio educativo.

Lo fundamental en un proceso de innovación es concentrarse en los problemas que se quieren solucionar, más que en una idea genial. Ser obsesivo es una fuente importante de innovación. Concentrarse en el usuario, la competencia, los precios adecuados y el valor agregado. Transgredir las normas viejas y crear otras nuevas. Entendiendo el concepto de emprendimiento como la capacidad motivadora para crear proyectos. Las reglas de juego para el desarrollo productivo a emprendedor tienen relación con la creación e implantación de cambios, la renovación, la diferenciación, la sorpresa, la novedad. Explorar lo que no se conoce y desde allí crear.

Una economía moderna se basa en la mente de las personas con talento. A un directivo educacional emprendedor le gusta sentirse un líder, tiene energía para llevar adelante sus ideas y proyectos, es seguro de sí mismo, organizado, siempre hace las cosas a tiempo, es competitivo, tiene resistencia para largas horas de trabajo, está dispuesto a tomar riesgos y es un buen comunicador. Son los gestores de conectar al potencial postulante con la institución, con estrategias innovadoras que permitirán consolidar, en el largo plazo, la marca corporativa y de gestionar a la organización como una “institución importante del sector”.

Las instituciones educacionales basan su capacidad de generar rentabilidad en la habilidad para mantener vigente su propuesta de valor, identificando e interpretando lo que los usuarios quieren y también las oportunidades de adaptarse a una sociedad cambiante, especialmente en la tecnología. La capacidad de innovación en todos los ámbitos permite hacer a una organización diferenciable en sus atributos y sustentable como empresa. La tecnología, los modelos de negocios, el diseño y la gestión estratégica son parte importante y fundamental en la integración de una institución académica en su mercado. Son el apoyo principal para proyectar la marca y la misma gestión académica. Aquellas instituciones que son innovadoras poseen una sólida estrategia competitiva donde el desarrollar y mantener propuestas de valor representan el aspecto central de su capacidad para crecer sostenidamente en el tiempo y ser rentables.

Emprender en educación está al alcance, solo basta con tener intención y arriesgarse.

Autor: Herman Bustos
Fuente Original: Revista Digital Marketing Educacional No 2 páginas 7, 8 y 9

About The Author

Erasmo Arellano
Consultor, Conferencista y en mi tiempo libre Director de la empresa ConsultoriaparaColegios.com Apasionado del Marketing Educativo & Digital, siempre innovando nuevas estrategias para mejorar los resultados de las Instituciones Educativas.
Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background

Facebook